Intervenciones Parlamentarias de Jorge Fernández

jueves, 10 de febrero de 2011

Pleno del Congreso de los Diputados, 9 de febrero de 2011

PREGUNTA DEL DIPUTADO DON JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO PO­PULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA AL SEÑOR MINISTRO DE JUSTICIA: ¿TIENE ALGO QUE VER LA NUEVA SITUACIÓN ADMINISTRATIVA DEL SECRETARIO DE ESTADO DE SEGURIDAD CON LA REACTI­VACIÓN DEL «CASO FAISÁN»?


La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres):
Pregunta dirigida al señor ministro de Justicia que formula el diputado señor Fernández Díaz.

El señor FERNÁNDEZ DÍAZ: Gracias, señora presidenta.
Señor ministro, la Orden ministerial 2913, de 2 de noviembre de 2010, es manifiestamente irregular. ¿Cuál es la razón por la que su departamento la ha aprobado?

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres):
Gracias, señor Fernández.
Señor ministro de Justicia.

El señor MINISTRO DE JUSTICIA (Caamaño Domínguez): Señoría, su pregunta nunca debió haberse formulado, y después del auto del juez que deja las cosas bien claras debieron haberla retirado. Pero compruebo una vez más que anteponen la insidia al honor de las personas y el mezquino e interesado falseamiento de las cosas al conocimiento de la verdad. (Aplausos.)

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres):
Gracias, señor ministro.
Señor Fernández Díaz.

El señor FERNÁNDEZ DÍAZ: Gracias, señora presidenta.
Señor ministro, don Antonio Camacho Vizcaíno fue nombrado secretario de Estado de Seguridad en abril de 2004 y en esa misma fecha solicitó el pase a la situación administrativa de excedencia voluntaria, que inmediatamente le fue concedida.
En esa situación administrativa ha permanecido hasta ahora en que, cuando menos sorprendentemente porque han transcurrido siete años, solicita el pase a una nueva situación administrativa, la de servicios especiales y con efectos retroactivos.
Pero he calificado de manifiestamente irregular esa orden de concesión porque sabe perfectamente que las normas jurídicas que regulan el personal al servicio del Poder Judicial, jueces y magistrados en particular, y supletoriamente del ministerio público, del ministerio fiscal, en particular la Ley Orgánica del Poder Judicial de manera literal dice que esa situación administrativa de servicios especiales solo se puede conceder para aquellos miembros del Poder Judicial o del ministerio público que sean nombrados para altos cargos a desempeñar bien en el Ministerio de Justicia, bien en las consejerías de Justicia de las comunidades autónomas.
Es evidente que don Antonio Camacho en estos siete años ha prestado servicio como alto cargo en el Ministerio del Interior, no en el Ministerio de Justicia.
Aquí no cabe margen ni siquiera para la interpretación, porque la dicción literal de la ley es muy clara. Tan es así, que la propia Asociación de Fiscales, como sabe, señor ministro, ha planteado recurso de reposición contra esa irregular orden de concesión.
Lógicamente, dadas las circunstancias de todo tipo que concurren en el caso tenemos derecho a pensar que por qué se ha hecho eso. Da la sensación de que en la medida en que los servicios especiales, como sabemos, permiten computar como años en activo los ejercidos como alto cargo, se le está facilitando la salida para destinos futuros y, en consecuencia, más que un pase a servicios especiales usted le está pagando servicios políticos especiales.
Señor ministro, mucho me temo que con cosas como esta usted no va a poder evitar que le caigan encima las plumas del faisán.
Muchas gracias. (Aplausos.)

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres):
Gracias, señor Fernández.
Señor ministro.

El señor MINISTRO DE JUSTICIA (Caamaño Domínguez): Señoría, está adulterando la realidad para justificar una pregunta injustificable. El cambio de la situación administrativa del secretario de Estado de Seguridad trae causa de una reforma legislativa aprobada por esta Cámara, concretamente en la Ley 1/2009, de 3 de noviembre, que modificó los supuestos en los que los jueces y magistrados pasan a la situación de servicios especiales.
La propia Ley Orgánica del Poder Judicial establece en su transitoria octava —bueno es leerla— que los miembros de la carrera judicial o de otros cuerpos que a la entrada en vigor de la reforma se encontrasen en situación de excedencia voluntaria y conforme a la nueva regulación les correspondiese la de servicios especiales, pasarán a esta última situación.
Como su señoría bien sabe, el nuevo régimen se aplica también a los miembros de la carrera fiscal en virtud de lo previsto en el artículo 47 de su estatuto orgánico, que equipara las situaciones administrativas a lo dispuesto en la Ley Orgánica del Poder Judicial para jueces y magistrados.
Basándose en la nueva regulación legal, el señor Camacho solicitó la actualización de su situación administrativa, la Inspección Fiscal la informó favorablemente y el Ministerio de Justicia ha reconocido su nueva situación; así de claro y así de sencillo. Solo una visión ruin de la política, solo una falsa moral puede moverles a utilizar un mero cambio de situación administrativa para difamar a un servidor del Estado por el solo hecho de ser su oponente político.

3 comentarios:

  • A las 1:49 p. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Escucho de vez en cuando la tertulia de la cadena ser, y en uno de los temas más coemntados ultimamente y que Ud. tiene muy claro, etoy en absoluto desacuerdo: el regimen de pensiones de los diputados.
    Ud. se opone a la denominación "privilegio", entonces cómo lo llamariamos, ¿excepcionalidad?, el problema es que los diputados, en este caso lo tienen muy sencillo para llegar a un acuerdo, al igual que el reparto de beneficios de una empresa en el consejo de administración, se han podido ver casos indignantes en los bancos, la justificación de que es una empresa privada una verdad parcial, en una sociedad anónima, los pequeños accionistas se ven perjudicados por estos abusos, y en tipo de empresas se vuelven "leninistas" en cuento les van las cosas mal y buscan al estado desesperadamente.

     
  • A las 8:21 p. m. , Blogger YO ha dicho...

    ¡Que no queden impunes con el caso Faisán!
    Es muy grave y espero que rueden cabezas.

     
  • A las 11:58 p. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Estoy absolutamente en acuerdo con lo que expresas en toda la intervención pero quien no respeta la vida ¿como va a respetar las libertades? entre ellas, la nuclear libertad religiosa.....
    Es un buen paso para concienciar a las democracias de que existe un peligro real y progresivo: El fundamentalismo islámico.. Puede ser la forma mayoritaria de totalitarismo en las próximas décadas si no se le pone freno.
    Universalizar la democracia, pasa necesariamente, por la libertad religiosa.

    Un fuerte abrazo

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal