Intervenciones Parlamentarias de Jorge Fernández

viernes, 18 de junio de 2010

Pleno del Congreso de los Diputados, 16 de junio de 2010

INTERPELACION DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, SOBRE LAS MEDIDAS QUE PIENSA ADOPTAR EL GOBIERNO ANTE LOS INFORMES QUE ACONSEJAN PARALIZAR LAS OBRAS DEL TÚNEL DEL AVE JUNTO A LA SAGRADA FAMILIA

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres): Interpelación del Grupo Parlamentario Popular, sobre las medidas que piensa adoptar el Gobierno ante los informes que aconsejan paralizar las obras del túnel del AVE junto a la Sagrada Familia. Para formular la interpelación en nombre de su grupo tiene la palabra el señor Fernández Díaz.

El señor FERNÁNDEZ DÍAZ: Gracias, señora presidenta,
Señor ministro, señorías, traigo en nombre de mi grupo una interpelación urgente en relación con una cuestión que ya ha sido objeto de tratamiento esta misma mañana en esta sesión plenaria y que puedo asegurar que ha generado en Barcelona desde hace mucho tiempo una polémica social, técnica, política, que no tiene precedentes. Voy a intentar explicar por qué el sentido común, la razón y la prudencia política que debe acompañar en todo momento a un buen gobernante aconsejarían, a la vista de la situación existente, la paralización cautelar y urgente de las obras del AVE por debajo del suelo de la ciudad de Barcelona y que pasan muy próximas a la cimentación del pórtico de la Gloria de la Sagrada Familia.
Señorías, como ustedes saben, el trazado del AVE -la línea de alta velocidad que debe unir Madrid con la frontera francesa para, una vez allí, seguir hasta Lión y París-, ese trazado que es Madrid-Zaragoza-Lleida-Barcelona-Girona-Figueras-frontera francesa, ya llegó a Barcelona, a la estación de Sants. Las obras desde la estación de La Sagrera, que es el otro extremo de la ciudad de Barcelona, están muy avanzadas en su conexión con Francia, aunque conviene recordar que está previsto que las obras de la estación de La Sagrera terminen no antes de finales de 2014, de tal suerte que ya anticipo que la petición que nosotros hacemos en ningún momento pondría en riesgo la conexión del AVE con la frontera francesa.
Para unir las estaciones de Sants y La Sagrera, señorías, la opción de trazado que ha decidido el Ministerio de Fomento tiene una longitud de 5,6 kilómetros y se desarrolla a lo largo de un túnel que va a una profundidad de más de 25 metros sobre el subsuelo. No tiene ninguna estación intermedia y los trenes de alta velocidad que eventualmente circulen por ese túnel no lo podrán hacer a una velocidad superior a los 50 kilómetros por hora, lo cual quiere decir que se tardará en atravesar la ciudad de Barcelona entre las estaciones de Sants y La Sagrera en torno a un cuarto de hora, cuando el AVE de Madrid a Barcelona tarda dos horas y media. Eso ya da una idea de lo que estamos hablando. Ese trazado no es el heredado del ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos, ni tampoco es el trazado definido y decidido por el señor Blanco, ministro de Fomento. Él lo heredó de su antecesora, la ministra Magdalena Álvarez, que rectificó posteriormente, con ocasión del hundimiento del Carmelo, el trazado que había sido acordado entre el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya en marzo de 2004, la llamada variante de la calle Valencia, que, por cierto, además de tener el consenso del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat de Catalunya, no mereció en su estudio informativo y en el sometimiento a información pública ni una sola alegación. Fíjense el consenso político y el consenso ciudadano que tenía esa variante de la calle Valencia. Llega el año 2005, el hundimiento del Carmelo, un túnel de maniobra provoca lo que ustedes conocen, el hundimiento de unos inmuebles, y el alcalde de Barcelona, Joan Clos, pide que la tuneladora no actúe por debajo de ningún inmueble de la ciudad de Barcelona, invocando el informe de un técnico de ADIF que dijo que eso era un riesgo inasumible. Por cierto -y tengo la documentación-, mismo técnico de ADIF que ahora, cuando la tuneladora está trabajando por todo el subsuelo de la ciudad de Girona, ha dicho que no hay ningún riesgo en que la tuneladora actúe por debajo de inmuebles de esa ciudad. El mismo técnico, informes contradictorios en el caso de Barcelona y en el caso de Girona -lo tengo documentado, señor ministro-, seguramente porque recibió instrucciones políticas contradictorias en un caso y en el otro.
No estamos, señoría, en presencia de un debate ideológico. En el Ayuntamiento de Barcelona, en el pleno, Convergència i Unió, Esquerra Republicana de Catalunya y el Partido Popular en tres ocasiones han votado en contra del trazado. En el pleno del Parlamento de Cataluña, en febrero de 2008, Partido Popular, Convergència i Unió, Esquerra Republicana de Catalunya y otro grupo votamos en contra, conjunta y mayoritariamente, del trazado. Por tanto, hay una mayoría política en el Ayuntamiento de Barcelona, en su pleno, y una mayoría política en el Parlamento de Cataluña, contraria al trazado. Si a eso sumamos que la actual variante de la calle Mallorca, que pasa junto a la Sagrada Familia, a cuatro metros, señorías -a cuatro metros-, de su cimentación, ha recibido más de 8.300 alegaciones, frente a ninguna del anterior trazado, se darán ustedes cuenta de que da la sensación de que se pretende aplicar el principio de sostenella y no enmendalla, cuando en este caso, señor ministro, y porque la decisión no fue de usted, podría aplicar el principio de que rectificar es de sabios. Por si fuera poco todo lo anterior, no hay consenso científico y técnico. Este no es un debate evidentemente científico ni técnico, es un debate político y parlamentario, pero hemos de actuar también sobre la base de lo que dicen los técnicos, porque en el fondo subyace una decisión técnica. Yo no voy a pretender demostrar -no lo podría hacer en ningún caso- que sus técnicos están equivocados, pero lo que puedo demostrar es que hay otros técnicos, tan competentes como los suyos por lo menos, que dicen lo contrario. No menos de 140 arquitectos, catedráticos y profesores de España y de todo el mundo, se han adherido al manifiesto conforme al cual no existe el riesgo técnico cero ni real en esas obras y que la obra de la Sagrada Familia asume un riesgo inaceptable, al transcurrir el trazado del AVE a esa pequeñísima distancia de su cimentación. Se han presentado 38 alegaciones ante la Audiencia Nacional, también de distinguidos profesores y catedráticos nacionales e internacionales. Por tanto, no hay consenso en absoluto, como no lo puede haber, entre otras cosas, señor ministro, porque usted sabe que la geotecnia no es una ciencia exacta, es una ciencia empírica, que no puede garantizar el riesgo cero.
En consecuencia, es una temeridad hacer pasar el trazado del AVE a cuatro metros de la Sagrada Familia, cuando existen trazados alternativos. ¿A alguien, desde el sentido común, señorías, le puede acudir a la mente que, para ir desde un extremo de Barcelona al otro, más de 5,6 kilómetros, no hay otro punto por donde pueda pasar que a cuatro metros de la Sagrada Familia, monumento Patrimonio de la Humanidad, monumento Patrimonio Nacional, el monumento más visitado, junto a La Alhambra de Granada, de España? Tres millones de visitantes en su interior y cuatro millones de visitantes en su exterior. Además, es un monumento en construcción, que forma parte de la lista patrimonio mundial de la obra de Gaudí. ¿Que se caiga en la temeridad de que incurra en ese riesgo? Hay un principio del derecho del trabajo que dice in dubio pro operario. Hay otro principio del derecho penal que dice in dubio pro reo. En este caso, in dubio pro Gaudí, a favor de un monumento Patrimonio de la Humanidad y Patrimonio Nacional. Es una temeridad mantener ese trazado.
Se ha alegado por parte del señor ministro, en respuesta al señor Macias, en la sesión de control esta mañana, que el informe de Icomos, de la Unesco, definitivo, dice que no hay riesgo. Quiero aclararles -porque nadie sabe de todo y yo me he enterado de lo que era este informe de Icomos, sinceramente, estudiando el tema de la Sagrada Familia desde hace un tiempo- que Icomos es el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios, que es la entidad especializada de la Unesco para estos monumentos. Icomos-Unesco lógicamente se hizo eco, porque está en la lista de Patrimonio de la Humanidad, de esta controversia y evacuó un informe provisional en el que manifestaba que había riesgos evidentes. Ese informe de febrero pasado fue conocido públicamente en marzo y decía que no empezaran las obras de la tuneladora hasta que no estuvieran garantizadas una serie de especificaciones técnicas. Lo que hizo el señor ministro es irse a Barcelona, estar con toda la prensa y poner el 29 de marzo en marcha la tuneladora y decir: esta obra es la obra más vigilada del mundo; no corre riesgo. Señorías, les voy a decir una cosa. Es tal el riesgo que corre la Sagrada Familia que los técnicos de ADIF han decidido que se tiene que establecer una muralla de protección de la cimentación de la Sagrada Familia, nada más y nada menos que de 230 metros de longitud, constituida por pilotes de 1,5 metros de diámetro, que distan entre sí dos metros entre ejes y que tienen 41 metros de profundidad. (Rumores.) Señora presidenta, si quieren, cuando acabe, discutimos.
Le voy a decir una cosa, señor ministro, usted lo sabe pero la Cámara conviene que también lo sepa. En esa obra más vigilada del mundo, la pantalla de protección, en esa muralla -que les acabo de citar- que debía estar a 1,95 metros de la cimentación de la Sagrada Familia, hubo un error de construcción del 42 por ciento y se colocó a 1,17. Los técnicos de ADIF no se dieron cuenta, lo tuvieron que decir los técnicos de la junta constructura de la Sagrada Familia. Tengo el acta notarial de 22 de octubre, que acredita este hecho; los técnicos de ADIF dijeron que era un error de replanteo. Si en la construcción de la muralla de protección de esas impresionantes características que les he dicho ya hubo un error de un 42 por ciento, fíjense ustedes el riesgo que estamos corriendo. Y yo me pregunto: ¿Es necesario eso? ¿Acaso no hay trazados alternativos? Podría entenderse que estamos en presencia de dos bienes jurídicos, una obra de interés público, de interés general, imprescindible, que a su vez pone en riesgo un monumento, como en este caso el de la Sagrada Familia, Patrimonio de la Humanidad, Patrimonio Nacional, etcétera. Y es evidente el discernimiento acerca de cuál de esos dos bienes en presencia y en contradicción prevalece sobre el otro. Pero, señorías, hay trazados alternativos, hay numerosísimos trazados alternativos, que ni afectarían a la cofinanciación de la Unión Europea ni a la conexión con Francia. Por tanto, en nombre de muchísima gente y en todo caso de mi grupo parlamentario, pido que, por favor, señor ministro, ahora que estamos todavía a tiempo, tome usted una decisión sabia: paralice cautelarmente las obras y cree una comisión de expertos independientes que elaboren y propongan un nuevo trazado de riesgo real cero para la Sagrada Familia y para el resto de edificios afectados por el nuevo trazado. Tenga usted la seguridad, señor ministro, de que esa rectificación se la vamos a reconocer todos y se la vamos a aplaudir.
Señoría, acabo diciéndole que el 10 de junio de 1926 Antonio Gaudí murió, atropellado por un tranvía; el AVE de alguna manera -usted me entiende- viene a ser el tranvía del siglo XXI. No sea usted el responsable político de que ese tranvía del siglo XXI acabe con la obra más emblemática de Antonio Gaudí. (Aplausos.)

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres): Gracias, señor Fernández.
Para contestar a la interpelación tiene la palabra el señor ministro de Fomento.

El señor MINISTRO DE FOMENTO (Blanco López): Señoría, permítame que le diga que mi fe, que es la misma que la suya, no me ciega de la misma forma. Voy a empezar por hacerle una precisión y es que desde que soy ministro no he incorporado ningún técnico a ADIF; por tanto, no le puedo decir que son mis técnicos; son los técnicos de la Administración General del Estado, a los que se les debe un respeto porque son excelentes profesionales. (Aplausos.) Esta es la primera consideración que quiero hacerle: no son cargos de designación; son funcionarios públicos, que cumplen ejemplarmente con su deber, como cumple con su deber la Audiencia Nacional, que en seis ocasiones nos ha dado la razón y en ninguna ocasión ha hecho indicación alguna para que se paralizaran las obras. Esta es la primera consideración que yo le quería hacer. La segunda. Decía usted que la Cámara debe saberlo. La Cámara debe saber que en el año 2002 ustedes, CiU y Partido Popular, firmaron un acuerdo para que el AVE pasara por el centro de Barcelona siguiendo la calle Mallorca, es decir, por delante de la Sagrada Familia. (Aplausos.-Un señor diputado: ¡Sí señor!) Señoría, la línea de alta velocidad entre Barcelona y la frontera francesa es una conexión de gran complejidad y magnitud, de una inversión extraordinaria y que va a permitir materializar la conexión de España y de Francia con la alta velocidad; es también la que va a impulsar la competitividad de la economía de la que hablábamos en la anterior interpelación, del tejido productivo y del tejido empresarial español y catalán. Por ello, el túnel Sants-Sagrera es una pieza vital para el desarrollo de nuestra red de alta velocidad y un cambio de trazado significa empezar de cero y retrasar este contador en treinta meses, que es lo que se necesita para hacer un proyecto nuevo, un estudio informativo nuevo y para que, por tanto, se pueda llevar a cabo un nuevo proceso de planificación de esa obra. Barcelona va a tener una arteria de transporte de última generación y todas las capitales quedarán unidas entre sí por la alta velocidad. Señoría, le anuncio que la semana que viene voy a poner en marcha las actuaciones de la estación de La Sagrera, poniendo simbólicamente lo que se llama la primera piedra.
Durante la ejecución de las obras, la prioridad es que estas se realicen con la máxima seguridad; la máxima seguridad para los trabajadores, la máxima seguridad para los ciudadanos y la máxima seguridad también para todos los edificios cercanos al trazado del túnel. El Ministerio de Fomento ha adoptado todas las medidas necesarias para garantizar esa seguridad. El túnel discurre siempre por el eje central de las calles de más de 20 metros de ancho; no pasa, por tanto, por debajo de ningún edificio, como muchas veces se deja entrever. Durante la fase de proyecto se han realizado 4.300 metros de sondeo y más de 600 ensayos de laboratorio y la excavación se realiza con una tuneladora diseñada expresamente para este tipo de suelo, siendo este el procedimiento más adecuado y el más seguro para la ejecución de esa obra. Lleva más de un kilómetro de túnel hecho y todavía no ha tenido ninguna desviación. Se ha instalado un sistema de alarmas automático con 45 estaciones topográficas robotizadas y 8.400 sensores para conocer en tiempo real, señoría, cualquier efecto que la obra pueda tener sobre los edificios. A su paso junto a los edificios singulares, como la Sagrada Familia, se han establecido medidas adicionales para aumentar aún más su protección. Todas estas actuaciones se han adoptado con el máximo rigor, con la participación de los mejores técnicos y profesionales en ingeniería y geotecnia del país y con el objetivo de garantizar toda la seguridad. Medidas avaladas, señoría, en seis ocasiones por las instancias judiciales, a las que algunos afectados han recurrido para paralizar las obras.
En definitiva, señoría, el túnel Sants-La Sagrera es una de las obras de ingeniería civil con las medidas de seguridad más altas, mejor controladas y más vigiladas de las que se están realizando actualmente en el mundo; algo que han podido apreciar los miembros de la comisión de expertos de la Unesco, que han emitido un informe el 7 de junio y que visitaron obras el pasado mes de febrero a propuesta, señorías, del Ministerio de Fomento, comisión que ya ha elaborado un informe, un informe definitivo, que fue remitido por la Unesco el pasado 7 de junio al Gobierno de España y a la delegación permanente de la Unesco en España. Este sí es el informe oficial, este sí es el informe, y no otros a los que S.S. ha querido hacer eco. En la conclusión de dicho informe, que, insisto, sí es el definitivo, en ningún caso se cuestiona el trazado del AVE a su paso por Barcelona ni se establece recomendación alguna para su modificación; en ningún punto se recomienda la paralización de las obras y en ningún punto se establece la adopción de medidas constructivas adicionales a las establecidas por ADIF para garantizar la integridad del templo. Es un informe que constata de forma literal lo siguiente: Puede afirmarse que los asientos previstos para la parte protegida como Patrimonio de la Humanidad de la Sagrada Familia son despreciables y no causarán problema alguno. Indica también de forma literal lo siguiente: Se puede decir que hasta ahora el túnel y las medidas adicionales han sido diseñadas de acuerdo con los estándares nacionales y europeos. Y añade: No existen riesgos de daños debidos a vibraciones inducidas por el túnel del AVE y los desplazamientos estimados del terreno son tan insignificantes que no se producirá daño alguno. Es más, señoría, afirma que, debido al enorme peso que tendrá el templo, la construcción de la propia Sagrada Familia tendrá unos efectos sobre el terreno diez veces superiores a la excavación del túnel. (Rumores.) Esto es lo que dice el informe, esto no me lo estoy inventando, señorías. Son, señorías, argumentos que vienen a ratificar lo expresado en el informe independiente que en febrero de 2009 acordamos encargar el Ministerio de Fomento y el Patronato de la Sagrada Familia y cuya principal conclusión es que la ejecución del túnel no implicará riesgo estructural alguno para el templo.
Como es natural, el Gobierno ya ha remitido el informe de la comisión de expertos a la Audiencia Nacional, como documento de interés a la hora de resolver sobre la petición de paralización de las obras solicitada; fue remitido no estoy seguro si ayer o anteayer. En cualquier caso, le garantizo que tendremos en consideración las medidas adicionales que la Unesco, cuando se pronuncie, considere necesarias, porque el más interesado en que transcurra sin problemas, en que se respeten monumentos como el de la Sagrada Familia o el de La Pedrera y en que se cumplan los criterios de la Unesco y de la Audiencia Nacional es precisamente el Ministerio de Fomento y quien les habla. Por eso seguiremos estando abiertos a cualquier cuestión que se plantee para mejorar la seguridad y el control en relación con estas obras. Y el 30 de junio se va a constituir un grupo de expertos del Ministerio de Fomento, de ADIF y de la Unesco, así como de profesionales internacionales, para realizar un puntual seguimiento de las obras permanentemente. De las conclusiones de dicho equipo se dará oportuna cuenta a la Unesco y de igual modo, y en cumplimiento de las previsiones del tribunal, se dará traslado a la Audiencia Nacional de los informes sobre el estado y el grado de avance de las obras. También quiero decir con toda claridad, a S.S. y a todos aquellos que demandan un cambio de trazado, que hacerlo no aportaría una mayor seguridad, que lo único que conseguiría es retrasar en cerca de cuatro años el AVE a Girona y a Francia, porque usted hoy lo que me pide es parar las obras del túnel y un cambio de trazado. Lo dijeron ustedes bien claro el pasado sábado: exigimos parar las obras, exigimos dejar en vía muerta el AVE. Señoría, explíquenselo a los ciudadanos, díganles por qué quieren paralizar la conexión con Francia.
¿Cómo pueden venir aquí a defender ahora una cosa si cuando tuvieron la responsabilidad de gobernar en el año 2002 hicieron lo contrario? Porque el Gobierno del Partido Popular, ustedes, defendió, acordó y sometió a información pública en el año 2000 un trazado por el centro de Barcelona, que, como el actual, pasaba por delante de la Sagrada Familia, un trazado propuesto por ustedes que además no contemplaba, señoría, ninguna -insisto, ninguna- de las medidas de seguridad especificadas que el Gobierno ha adoptado para garantizar, porque queremos hacerlo, la integridad del templo. Posteriormente, como ya he dicho, en junio de 2002 ratificaron su posición en una decisión que suscribió con la Generalitat el Ayuntamiento de Barcelona para la conexión directa entre el túnel Sants y Sagrera por la calle Mallorca, es decir, reitero, pasando por delante de la Sagrada Familia. La pregunta es, ¿es que entonces no les importaba la Sagrada Familia o es que quieren utilizar esta infraestructura para desgastar al Gobierno, sin importar su posición anterior, ni los intereses de Cataluña, ni los intereses de España, ni los intereses de la conexión? Usted mismo, en sede parlamentaria, hace apenas unos días se quejaba del coste que va a suponer para España el retraso de la conexión Barcelona-Figueras, un coste, por cierto, que le dije aquel día que fue fruto de sus decisiones. Ahora no le importa que retrasemos la obra durante cuatro años, que es lo que significaría el cambio de trazado.
Muchas gracias. (Aplausos.)

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres): Gracias, señor ministro.
Señor Fernández Díaz, su turno de réplica.

El señor FERNÁNDEZ DÍAZ: Gracias, señora presidenta.
Señor ministro, en primer lugar, cuando yo he dicho sus técnicos, acépteme que en el contexto son los técnicos lógicamente de ADIF y del Ministerio de Fomento, acerca de los cuales no tengo sino respeto, como es obvio. Lo que he dicho precisamente es que no pretendía demostrar que estaban equivocados, sino que había otros técnicos, tan competentes como ellos por lo menos, que dicen lo contrario. He dicho: lo cual demuestra que no existe consenso científico y técnico. Y he añadido: y es lógico, porque una ciencia que es fundamental a estos efectos, que es la geotecnia, no es una ciencia exacta, es una ciencia empírica. Es más, en el congreso post-simposio organizado por el Colegio de ingenieros de caminos, canales y puertos en abril de 2008 -porque esto está generando mucha polémica-, en el que participaron ingenieros de caminos que han construido puentes y túneles de una complejidad técnica extraordinaria, todos dijeron que podía asegurarse un riesgo técnico cero, pero no un riesgo real cero.
Es más, ninguno se atrevió a decir en aquel simposium que no había riesgo para ese proyecto de la Sagrada Familia que tiene unas singularidades que no tiene ningún otro edificio, entre otras cosas, por el método constructivo arquitectónico del genial Gaudí, señorías, que conviene saber de qué estamos hablando.
Le añado lo siguiente. Usted ha dicho, señor ministro, 2002. Es verdad, pero yo les he dicho que en el 2004 se rectificó. En el 2004 el trazado de la calle Mallorca fue rectificado -marzo de 2004, señor ministro, por favor no falte a la verdad-; lo he dicho antes, en marzo de 2004 el Ministerio de Fomento, con acuerdo del Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, modificó el trazado de la calle Mallorca, que pasaba junto a la Sagrada Familia y adoptó la llamada variante de la calle Valencia, y lo que se ha hecho ahora es volver al trazado de la calle Mallorca que pasa junto a la Sagrada Familia. Y eso lo hizo la ministra Magdalena Álvarez. El Gobierno del PP rectificó su decisión inicial. ¿Sabe por qué, señoría? Se lo he dicho antes, porque rectificar es de sabios, errare humanum est; no pasa nada.
Me habla usted de la conexión con Francia. Lo he dicho ahora y lo vuelvo a repetir porque creo que esto debe quedar muy claro a la Cámara y desde la Cámara a la opinión pública española: señoría, el cambio de trazado no afecta a la conexión con Francia. Usted ha dicho que próximamente va a ir a la estación de La Sagrera para colocar la primera piedra. No antes de finales de 2014 estará operativa la estación de La Sagrera. (Rumores.) Bueno, pues díganos ahora cuándo va a entrar en servicio la estación de La Sagrera. En todo caso, a efectos de la conexión con Francia, al tramo de La Sagrera pasando por Girona, por Figueras, conexión francesa, no le afecta para nada este cambio de trazado. En todo caso, no tiene por qué ser tan largo como el que usted señala. Por ejemplo, si se volviera al que tuvo tal consenso que no hubo ni una sola alegación, a la variante calle Valencia, el estudio informativo y la información pública ya estarían elaborados y no hubo ninguna alegación, no se perdería ningún tiempo. Puede haber otros trazados alternativos y en ningún caso sería el retraso que usted ha dicho y en ningún caso pondría en riesgo la conexión con Francia.
Termino con dos cuestiones, porque usted ha vuelto al informe que ha mostrado esta mañana de Unesco-Icomos. Usted me lo ha dado antes y yo se lo agradezco, pero yo lo tenía. Este informe ha sido entregado a la embajadora-representante de España ante la Unesco, doña María Jesús San Segundo, el 17 de mayo. Corresponde a un informe elaborado por la Comisión de seguimiento cuyo trabajo de campo fue efectuado entre el 7 y el 11 de febrero. Y ese informe previo se aportará al Comité del Patrimonio de la Humanidad que se reunirá próximamente, entre el 25 de julio y el 3 de agosto de 2010 en Brasilia, Brasil, que va a dictaminar nada más y nada menos que si se incluye el monumento de la Sagrada Familia en la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro. Usted ha aludido a este informe y yo le voy a aludir a otro informe más reciente, señoría, de fecha 8 de junio. Trabajo de campo de 8 de junio, relativo a los objetivos del control de grietas previsto en la Sagrada Familia, donde dice, entre otras cosas, que es preciso durante un tiempo suficiente, antes de que la tuneladora pase cerca del edificio, por un periodo no inferior a tres meses, que se evalúe cómo afectan los trabajos de la tuneladora a la construcción, a la estabilidad de la Sagrada Familia. Le digo que la tuneladora está avanzando a 10 metros al día; previsiblemente, si no se para, a mitad de agosto ya estará junto a la Sagrada Familia y el daño será irreversible. En estos momentos, técnicos de Icomos están trabajando en la Sagrada Familia y, por tanto, de informe definitivo nada.
Concluyo, por si tiene alguna duda usted y, sobre todo, la Cámara. Diario La Vanguardia anteayer: La Unesco se pronunciará sobre el túnel del AVE a partir de agosto. Lluis García Petit, jefe del Departamento de Patrimonio de este organismo en Cataluña, de Unesco, dice que no ha elaborado ningún informe definitivo ni ha tomado ninguna decisión. Por tanto, no falte a la verdad, señor ministro. (Un señor diputado: ¡No faltes tú!-Aplausos.)

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres): Muchas gracias, señor Fernández Díaz.
Señor ministro, su turno de réplica.

El señor MINISTRO DE FOMENTO (Blanco López): Señoría, he de reconocer que le agradezco sinceramente que haya dicho que rectificaron en marzo de 2004. Su pecado original no fue apoyar en su día, y hasta en dos ocasiones, el túnel del AVE en Barcelona, su pecado fue renegar de él por electoralismo en plena campaña en marzo de 2004. (Un señor diputado: Sí señor.-Aplausos.) Ese es su pecado. Se hizo una propuesta pero no se tomó la decisión del cambio de trazado, señoría; no hay ninguna decisión en el Ministerio de Fomento, de marzo de 2004, de cambio de trazado tomada por el ministerio. Hubo una propuesta electoral de su partido, que es bien distinto, en plena campaña electoral, cuando tenían el agua al cuello precisamente en Cataluña. (Un señor diputado: Eso duele.) Señoría, su penitencia, ¿sabe cuál va a ser? La que le van a poner los ciudadanos muy pronto; esa va a ser su penitencia. Por lo tanto, señoría, le agradezco que haya dicho que hubo una propuesta de rectificación en plena campaña electoral de marzo de 2004, así funcionan ustedes: en plena campaña electoral hacemos una propuesta para que se modifique una decisión y un acuerdo que había suscrito el ministro de Fomento con el ayuntamiento y con la Generalitat. Esa es la forma que tienen ustedes de trabajar: primero toman decisiones y luego, por intereses electorales, quieren cambiarlas.
Señoría, no se basen ustedes, para avalar sus tesis, en declaraciones de un perito judicial que ha sido recusado por el Ministerio de Fomento y que ha sido desautorizado por el propio colegio profesional al que pertenece, es decir, por el órgano que representa a los ingenieros de Caminos; y ustedes todos se basan en ese informe para venir a esta Cámara. Yo les digo que no vamos a tomar la decisión de paralizar las obras, que no vamos a cambiar el trazado, que vamos a estar vigilantes, que vamos a garantizar la seguridad, y para que se dé respuesta a lo que usted planteó leyendo ese documento, para que haya una evaluación permanente, se va a crear una comisión de expertos el 30 de junio que siga minuto a minuto el desarrollo de la obra, para evitar precisamente que haya problemas. Lo que espero es precisamente el aval de los ingenieros, el aval de los técnicos. Desde luego, yo tengo gran confianza en lo público, usted parece que no tanta. Yo tengo mucha confianza en los informes de los ingenieros de ADIF, muchísima. (Un señor diputado: Son ingenieros.) Yo no soy ingeniero, soy un lego en esta materia, señorías, pero el tiempo va a dar o quitar razón y lo único que voy a compartir con usted es la alegría que a todos nos va a dar recibir al Papa cuando venga a visitar la Sagrada Familia, habiendo ya transcurrido la tuneladora por la Sagrada Familia sin que nada haya pasado. (Risas.-Rumores.) No tendré inconveniente alguno, señoría, en que el Gobierno de España -si es que en ese momento estoy en el Gobierno- me autorice para ir en su nombre, para poder compartir con usted la doble satisfacción: la de recibir al Papa en la Sagrada Familia y la de que haya finalizado la obra del túnel sin ningún problema. (Aplausos.)

La señora VICEPRESIDENTA (Cunillera i Mestres): Gracias, señor ministro.
Señorías, se suspende la sesión hasta mañana a las nueve de la mañana.

1 comentarios:

  • A las 10:58 a. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

    Reflexión en torno a las obras que afectan al Templo de la Sagrada Familia de Barcelona

    Antonio Marín Segovia / Secretario de Cercle Obert de Benicalap
    Fri, 18 Jun 2010 15:01:00

    CAMINEO.INFO.- La falta de respeto por el Patrimonio Cultural es total y visible en cualquier parte de nuestro país, de España. Tenemos uno de los legados histórico-artísticos y ambientales más hermosos y singulares del mundo y no sabemos conservarlo y rehabilitarlo adecua y rigurosamente.

    Para nuestra entidad, es totalmente compatible la realización del AVE, pero en otro punto, en otro trayecto, que no afecte y altere el templo de la Sagrada Familia de Barcelona y su entorno.

    Como bien dice el Arquitecto Jefe del emblemático templo, ideado por el genial Gaudí, no es innecesario ni oportuno que se construya el AVE en las inmediaciones de la Sagrada Familia. Como amante del arte y la cultura, No entiendo para qué existe una abundante legislación en aras a lograr la conservación del Patrimonio Histórico-Artístico si los primeros que la incumplen, si los primeros que la ignoran o desprecian son las instituciones y autoridades públicas.

    Existen innumerables ermitas, conventos e iglesias de extraordinaria belleza, que languidecen en todo el territorio de España, por la crónica falta de interés y respeto por nuestra historia de la que hacen gala las instituciones públicas, sean del color que sean.

    Y aquí todos, seamos creyentes o no, debemos unir nuestra voz para que las instituciones públicas asuman e impulsen un gran programa destinado a la rehabilitación integral del Patrimonio Cultural, sea de carácter civil o religioso, pues todos las expresiones culturales pertenecen a todas las generaciones presentes y futuras, siendo una muestra de nuestras emociones, sentimientos, hábitos, costumbres...

    La elaboración de una lista de elementos, conjuntos, monumentos... a proteger es el primer paso, que debe asumir con entusiasmo y rigor todas las instituciones, desde el Ministerio de Cultura hasta los gobiernos locales y autonómicos.

    Es lamentable que las autoridades públicas no entiendan que defender y conservar nuestro Patrimonio es la mejor manera de lograr estabilidad laboral, de aumentar la autoestima de los ciudadanos, dado que se sienten (nos sentimos) identificados con nuestros monumentos, con nuestras obras de arte, con nuestros paisajes, con nuestro pasado.

    Proteger y rehabilitar nuestro legado cultural es el primer y obligado paso para recuperar nuestra dignidad personal y colectiva, así como un motor seguro de progreso y desarrollo.

    En los tiempos de crisis económica que vivimos, el primer paso que deben asumir todas las instituciones públicas, es la redacción de un gran Programa destinado a la rehabilitación, conservación y reutilización de nuestro singular legado histórico-artístico, sin olvidar que los monumentos religiosos tienen una íntima y profunda conexión con los ciudadanos.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal