Intervenciones Parlamentarias de Jorge Fernández

lunes, 17 de diciembre de 2007

Pleno del Congreso de los Diputados, 12 diciembre 2007

PREGUNTA DEL DIPUTADO DON JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ, DEL GRUPO PARLAMENTARIO POPULAR EN EL CONGRESO, QUE FORMULA A LA SEÑORA MINISTRA DE FOMENTO: ¿CREE LA MINISTRA DE FOMENTO QUE EL DESASTRE DE SU GESTIÓN PUEDE ESTAR INCENTIVANDO EL INDEPENDENTISMO EN CATALUÑA?

El señor PRESIDENTE: Pregunta a la señora
ministra de Fomento de don Jorge Fernández Díaz.

El señor FERNÁNDEZ DÍAZ: Gracias, señor presidente.
¿Considera la ministra de Fomento que el desastre de
su gestión puede estar incentivando o fomentando el
independentismo en Cataluña?

El señor PRESIDENTE: Señora ministra.

La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez
Arza): No, señoría, en absoluto. Ni mi gestión es un
desastre ni estoy fomentando el independentismo en
Cataluña. Muchas gracias. (Aplausos.)

El señor PRESIDENTE: Señor Fernández.

El señor FERNÁNDEZ DÍAZ: Señora ministra, que
usted tiene una alta valoración de su capacidad como
gestora pública es evidente, tan evidente como que la
inmensa mayoría de los ciudadanos de Cataluña no
comparten su opinión. Lo cierto es que, como usted sabe,
la insatisfacción social acaba por tener siempre reflejo
en la política y esta a su vez induce a ciertos comportamientos
ciudadanos. En Cataluña está creciendo el
independentismo y el equivalente al CIS catalán acaba
de decir que desde marzo pasado ha subido cinco puntos
porcentuales, y se vincula directamente esta subida del
independentismo con la desafección hacia España fruto
del malestar generalizado que se está produciendo en el
conjunto de la ciudadanía catalana con ocasión del caos
prolongado y continuado en la gestión de los servicios
públicos que dependen de S.S. en Cataluña, concretamente
motivados por las obras de la llegada del AVE a
Barcelona, el servicio de Cercanías de Renfe, pero también
el aeropuerto de Barcelona, autopistas de peaje,
etcétera.
Usted puede pensar eso. Yo le diré, señoría, que lo
lógico es que, ante una mala gestión, los ciudadanos
cambien de voto, pero hay algunos, sobre todo los nacionalistas,
que consideran que lo oportuno es cambiar de
país. Nosotros no actuamos así y, como vio usted, no
fuimos a esa gran manifestación que hace unos días se
celebró en Barcelona, mezcla, como decía el diario La
Vanguardia, de un cierto nacionalismo desacomplejado
y de una indignación sin precedentes como consecuencia
de la nefasta gestión de SS. al frente del Ministerio de
Fomento. Las cosas son así. A nosotros no nos gustan
nada, ni como ciudadanos, ni como usuarios, ni como
catalanes y españoles que nos sentimos plenamente. Por
eso, insisto, no fuimos a la manifestación, pero usted
está haciendo mucho por la desafección hacia España y
los independentistas catalanes están muy contentos; lo
dicen sus máximos dirigentes, lo dicen los diputados, lo
dice la opinión pública catalana en general. De nosotros,
del PP, en la pasada legislatura decían que con nuestras
actitudes fomentábamos el crecimiento de la desafección
de Cataluña hacia España. Es evidente, señora ministra
de Fomento, señora Álvarez, que no la conocían a usted.
(Varios señores diputados: ¡Muy bien!)

El señor PRESIDENTE: Señora ministra.

La señora MINISTRA DE FOMENTO (Álvarez
Arza): Gracias, señor presidente.
Señoría, yo trabajo para dotar a Cataluña de unas
importantes infraestructuras de transporte, como son el
AVE o las Cercanías, y también he trabajado para arreglar
cuanto antes un serio problema que se nos ha presentado
en la construcción del AVE y que ha creado
molestias e inconvenientes. Ese es mi trabajo, señoría,
pero si me interesara saber cómo se estimula el independentismo
en Cataluña, esté seguro de que acudiría a su
partido (Un señor diputado: ¡Muy bien!), porque
cuando ustedes llegaron al Gobierno Esquerra Republicana
tenía un diputado y cuando los ciudadanos los
desalojaron del Gobierno con sus votos, lo dejaron en
ocho diputados y con un grupo parlamentario. Yo no sé,
señoría, en qué teoría política se basa usted para concluir
que a más inversiones, más independentismo, pero con
esta teoría comprendo que no hayan invertido en Cataluña,
lo hacían con buena intención. (El señor Campos
Arteseros: ¡Muy bien!), con la intención de defender
la unidad de España. (Rumores.) Sin embargo, yo,
señoría, no creo en esa política. Creo que para la unidad
de España son una pieza básica las infraestructuras de
transporte y, por tanto, la inversión. Por eso, en los Presupuestos
Generales de Estado hemos destinado en
cuatro años hasta 600 millones más que ustedes en ocho
años y hemos ejecutado en Cataluña un 57 por ciento
más de inversiones, diez puntos más, señoría, que la
media nacional. Además, hemos resuelto todos los problemas
que han ido surgiendo y los que hemos heredado
de su nula gestión. Esté tranquila SS. que, como decía
Manuel Azaña, nadie se alzó nunca al grito: O pantanos
o muerte. Le aseguro que un problema en una obra no
es un estímulo al independentismo. Sí lo puede ser,
señoría, la irresponsabilidad de los dirigentes políticos
que, como ustedes, confunden a los ciudadanos defendiendo
una cosa y la contraria para sacar ganancia a río
revuelto. El problema de las Cercanías, señorías, ya lo
hemos arreglado, lo hemos resuelto, pero el problema
de su irresponsabilidad y de su demagogia estoy segura
de que lo resolverán los ciudadanos en marzo. (El señor
Campos Arteseros: ¡Muy bien!—Aplausos.)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal